PRODUCCIÓN13.Mar.2018 | 09:53
La sequía golpea y no sólo a los productores de granos
Foto: Del archivo de Frontera Jesuita

Por Juan Manuel Garzón* | La ausencia de lluvias y las elevadas temperaturas observadas han afectado la producción agrícola 2017/2018.

La zona productiva núcleo, la región que más granos aporta a la canasta nacional, sufre una sequía inédita, con pocos antecedentes recientes. Como referencia de esta escasez, en la localidad cordobesa de Marcos Juárez, pleno corazón de la pampa húmeda, ha llovido sólo el 13% de la media histórica durante el primer bimestre del año

De acuerdo a las últimas estimaciones de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (fines de febrero), la sequía se había llevado ya 10 millones de toneladas de soja (-19%) y 5 millones de toneladas de maíz (-12%) en relación a una situación de condiciones climáticas y rindes normales. El ajuste de la producción podría ser aún mayor considerando que los problemas climáticos se extienden en lo que va de marzo, que los pronósticos no son muy alentadores y que se agota la ventana temporal en la que un cultivo puede recuperarse.

Si bien los precios internacionales han ajustado al alza en respuesta a los problemas locales, en particular la harina de soja, no lo han hecho con la suficiente intensidad para compensar el impacto macro que genera la reducción de los volúmenes.

De acuerdo a las estimaciones (basadas en 44 millones de toneladas de soja y 37 millones de toneladas de maíz), el balance entre lo que se gana y pierde por el "efecto sequía" da negativo en US$ 1.589 millones, una cifra equivalente a 0,3 puntos porcentuales del PIB 2017. El balance se deteriora rápidamente con un supuesto de menor producción. Por caso, el rojo sube a US$ 2.871 millones (0,5 puntos del PIB), si los volúmenes se terminan ubicando un escalón más abajo (42 millones soja y 35 millones maíz, a precios constantes).

El hecho que las tenencias de soja de campañas anteriores sean elevadas y que éstas muy probablemente se reduzcan en el transcurso del año, podría amortiguar el impacto negativo de la sequía, en particular sobre la generación de divisas. Por el lado del nivel de actividad la situación luce más compleja, los ingresos que se resignarían en la actual campaña serían bastante superiores a los que estaría generando la revalorización de las existencias (entre US$ 560 millones y US$ 830 millones).

*Nota publicada por Fundación Mediterránea

BREVES

Bienvenidos | Tapeguahé poráite | Bemvindos
Secretaría de Redacción: Eliana Benay (Posadas)
Tucumán 1734 - 6A (3300) | Posadas, Misiones (ARG)
Tel/Cel: +54 376 474-0510 | Copyright 2002 - 2018

Un producto de