PRODUCCIÓN10.Ago.2018 | 12:08
INTA en el Congreso AAPRESID, con el foco en la sustentabilidad

Posadas, Misiones |  NEA RURAL | Durante el XXVI Congreso Aapresid –denominado Sustentología y desarrollado en el complejo Forja, Córdoba– quedó claro que, aún a pesar de que el 90 % de la superficie cultivable en Argentina está bajo la técnica de siembra directa, la clave está en avanzar hacia un sistema en el que deben rotarse los cultivos, mantenerse cubiertos los suelos, reponer nutrientes y realizar un manejo integrado de plagas, malezas y enfermedades. En sus tres días –con 25 plenarias y 150 talleres– superó los 5.000 asistentes y los 30 disertantes del INTA, que hoy recibe en el campo experimental de Manfredi a una delegación, como cierre del 1er Congreso AgTech.

Alejandro Petek, presidente de Aapresid, aseguró: “Nuestro esfuerzo es comprender los sistemas con la ciencia, para cuidar y mejorar el ambiente porque los suelos van a virar a que sean menos productivos”.

Por su parte, Mariano Bosch, vicepresidente del INTA, planteó que el aporte de los especialistas del organismo es desde el desarrollo del conocimiento y la investigación en todo el espectro que trabaja y también desde la extensión, “no sólo el papel de la ciencia específica, particular de las cadenas productivas de Córdoba, sino a lo largo de todo el país”.

Resaltó también que el enfoque del instituto es concurrente con el que tiene Aapresid, por un lado, la mirada en la sustentabilidad basada en la ciencia; y, por otro lado, la de la inter institucionalidad, de la colaboración entre los institutos de investigación, los gobiernos provinciales –“con Córdoba hay una muy buena interacción en particular”, precisó– y con las instituciones privadas y las empresas. “Esa interacción es la que necesita el país para desarrollarse y el sistema Chacras es un ejemplo de cómo estamos trabajando esa interacción con Aapresid”, comentó.

Con una mirada cada vez más sistémica y mercados más demandantes de información acerca de la huella detrás de los alimentos, “hoy las demandas de sustentabilidad no son la mismas”, sostuvo Bosch en relación con la materia orgánica del suelo, el impacto ambiental en la emisión de gases de efecto invernadero, el aprovechamiento del agua para evitar el ascenso de las napas que terminan derivando, cuando llueve mucho, en inundaciones. “Entonces todo eso hace que sólo con la siembra directa no baste, tenemos que hacer con las rotaciones, habrá que pensar en algunos casos en puentes verdes”, expresó.

El suelo, custodio de la biosfera

El tema de la competitividad y la sustentabilidad para el desarrollo, en la exposición de Miguel Taboada, director del Instituto de Suelos del INTA Castelar, dejó al descubierto que, actualmente, la preocupación por el suelo va más allá de su potencial para la producción.

“Tener en cuenta qué está pasando con el carbono o con las acciones reguladoras del suelo tiene que ver con algo a lo que se le presta atención en los últimos años: los servicios ecosistémicos de los suelos; no tanto en su fertilidad o capacidad productiva, sino en su capacidad de mantener el ambiente libre de elementos tóxicos”, comentó.

Consideró que “el mundo del siglo XXI tiene una opinión pública, principalmente en países desarrollados, que cada vez es más demandante” y que en los países con una amplia actividad agropecuaria, como la Argentina, es indispensable “recuperar un mejor diálogo con la sociedad y demostrar no sólo transparencia sino también trazabilidad”.  

BREVES

Bienvenidos | Tapeguahé poráite | Bemvindos
Secretaría de Redacción: Eliana Benay (Posadas)
Tucumán 1734 - 6A (3300) | Posadas, Misiones (ARG)
Tel/Cel: +54 376 474-0510 | Copyright 2002 - 2018

Un producto de